lunes, 31 de marzo de 2014

La gorra

Con la edad, uno va perdiendo el espíritu aventurero y empieza, como reza el dicho inglés, a buscar la felicidad en la costumbre. En este artículo, a propósito de un acto de vandalismo urbano que tuvo lugar en 2002, canto a la juventud valiente y a su capacidad para saltar fronteras impensables. Las observaciones que entonces hacía acerca de la noticia siguen vigentes en los tiempos que corren: la condición humana es la condición humana, por más que las circunstancias cambien y la papelera se nos llene de hojas arrancadas del calendario.


Dicen los testigos que el joven daba muestras de estar ebrio y que trepó a la Cibeles en calzoncillos. Seguramente la fiesta no había alcanzado su punto álgido, ya que todo el mundo sabe que en ese momento los calzoncillos deben lucir en la cabeza del escalador. Se llevó como trofeo una mano –lo que le pillaba más a mano– de la diosa, a la que por cierto no defendieron sus leones. Las autoridades han rogado al ladrón que se entregue o que al menos entregue su botín. Nunca hasta el domingo un concejal le había pedido a nadie la mano de un monumento, como se pide la mano de una hija.

Es necesario respetar el patrimonio histórico, pero también el derecho de un joven saludable a escalar la estatua de su pueblo, por el hecho vital de ser precisamente un joven saludable y por el hecho material de que la estatua esté ahí, como un Everest festivo. Pobre del que no transgrede algún límite en la juventud –el objeto del deporte es superar los límites impuestos y los propios–, y pobre del que a partir de los cincuenta insiste en saltar obstáculos en vez de dar un rodeo. Sin ánimo de transgresión, Picasso no hubiera sido Picasso. Sin afán de superación, el hombre no habría pisado la Luna. Sin empeño lúdico, las fiestas salvajes no serían salvajes ni memorables. Quien no se ha bañado en calzoncillos no podrá juzgar por sí mismo si es conveniente o no permitir que sus hijos lo hagan. Andará confuso e incompleto por la vida. Probablemente se quede anclado en una fase temprana del desarrollo y en el futuro tenga problemas de relación con sus compañeros de trabajo.

Hay una edad para cada cosa, incluso para escalar estatuas o para robarle la gorra de plato a los policías municipales, práctica ésta que llegó a ser muy popular en mis tiempos y que ahora ha caído en un injusto olvido. Miro la que cuelga orgullosa junto al televisor y recuerdo que una vez me sentí capaz de todo. Y le aconsejo al escalador de la estatua que no deje los estudios y que utilice la mano como pisapapeles.